Todos sabemos que la comunicación juega un rol vital en el desarrollo de una empresa, pero muchos pasan por alto el poder de las interacciones cara a cara al momento de impulsar el éxito de su empresa. Paul Toscano es un emprendedor de alto contacto que ha aprovechado la fuerza de las conexiones personales para construir su gran imperio java.

Joyride Coffee, una distribuidora con sede en Nueva York, provee café gourmet a las oficinas que utilizan el modelo estándar de doce tazas de café, el modelo de Paul está basado en la idea de que los clientes tienden a cambiar su rutina al ofrecerles experiencias personales, y en este caso, sensoriales. “Ustedes no pueden probar el café a través del teléfono”, bromea Paul.

Joyride organiza degustaciones en oficinas de sus mejores marcas tales como Stumptown, Intelligentsia y Four Barrel cuando registra nuevos clientes, a menudo, dos de tres “Baristas Viajeros” guían entre 5 y 300 clientes a través del proceso de una excelente taza de café., estudiar, oler, y probar los granos de café es parte de la presentación. “El mayor componente de eso, es la personalidad, la energía y la forma en la que ustedes se comunican mejor con la gente”, dice Paul.

El mercado ha respondido bien al acercamiento de Joyride, y la compañía ha comenzado a expandirse a San Francisco. Ahora que están en ambas costas, Paul ha encontrado que mantener el estilo personal de trabajo, es un reto mayor; para esto, se cambió a Skype cuando las reuniones personales ya no eran posibles.

En el pasado, Paul realizaba entrevistas en la oficina para medir las habilidades de comunicación y tratos interpersonales de sus baristas, y cómo manifestaban su carisma y encanto. “Para tener una buena sensación de su personalidad, creo que la única forma de hacerlo es con un encuentro personal, aunque es imposible cuando estamos en San Francisco y ellos en la Costa Este, así que ahora hago el proceso completo a través de Skype”.

Además, Joyride utiliza videos semanales para resolver los retos diarios que vienen con tener operaciones en dos lugares, “Un ejecutivo trabajó desde casa, otro en sus vacaciones, otros dos estaban en sus oficinas en Nueva York, y otro en las oficinas de San Francisco”, dice Paul. Por Fortuna, todos ellos podían participar y discutir la estrategia de crecimiento a largo plazo de su compañía con solo entrar a Skype.

Tras construir fuertes relaciones internas y con sus clientes, Joyride se enfoca en la gente con la que se han comprometido a servir mientras transforman la naturaleza de sus empresas. De las degustaciones en oficinas, a reuniones ejecutivas, el éxito de Joyride sucede en las interacciones cara a cara. En el corazón de todo esto se encuentra su compromiso para volverse más personal, sin importar la distancia.